Dormitorio

Es la estancia más personal e íntima de nuestra vivienda,  donde desconectamos de todo y recuperamos fuerzas. Por tanto  independientemente de su estilo deben transmitir quietud, serenidad y bienestar,  factores que invitan al necesario descanso nocturno.

La cama es el elemento primordial de esta estancia,  y aunque puede variar en ciertos aspectos (con patas, con canapé, cajones, con cabecero, dosel, etc.), sus dimensiones están bien acotadas:

Individuales (90×200 cm)

Matrimonial estándar (135×200 cm)

Queen size (152×200 cm)

King size (200×200 cm)

California King (200x220cm)

Es por ello que puede haber tantos estilos como personas los utilicen.

En los dormitorios convencionales,  la cama aparece flanqueada por mesitas de noche en uno o ambos lados,  un armario donde tenga cabida  nuestra ropa y si espacio lo permite, también es habitual un tocador,  sillón o banqueta, etc.

(Copy: Homify.es)

Sin embargo, existen muchas versiones  alternativas de esta habitación,  que manteniendo la cama, el resto de mobiliario se omite o sustituye para incorporar elementos variados que hacen  las veces de mesitas de noche, armarios, tocadores, armarios, etc…

Para sustituir las mesitas de noche podemos utilizar estos pequeños muebles alternativos como taburetes, sillas, pequeños estantes,  etc. que cumplen la función de soporte y almacenamiento muy necesarios al lado de la cama. A la hora de incorporarlos debemos tener en cuenta que alguno de ellos debería tener algún cajón para guardar nuestros  objetos más personales y  una altura similar a la cama, tanto por cuestiones de estética como para facilitar su alcance desde la misma.

(Copy: Planete-deco.fr)

En estos dormitorios más informales, podemos recurrir a cestas, cajas y pequeños baúles para guardar libros, revistas, mantas, etc.

La iluminación es fundamental para el descanso. Se recomienda luz en el techo para iluminar de forma general toda la habitación y luces de sobremesa o apliques de pared junto a la cama, como iluminación puntual, óptimamente su intensidad debería poder regularse para facilitar la lectura o el descanso.  Además puede haber más focos de luz  para iluminar el interior del armario, y la zona de trabajo.

Los colores recomendados  para los dormitorios son los tonos neutros, suaves y lisos, ya que son relajantes y trasmiten sensación de tranquilidad. No obstante, para que el ambiente no resulte excesivamente aburrido, se incorporan notas de color, bien sea en la ropa de cama como en otros

En estos  dormitorios más informales que no dispongan de espacio para albergar un armario, se puede recurrir a una simple barra colgada del techo o con ruedas. Ésta dará una sensación de amplitud y permitirá tener nuestra ropa bien organizada. Existen modelos que tienen en la base repisas o cajones para facilitar el orden diario de ropa, zapatos y complementos.

Otro mueble que podemos incluir es una mesa o un tocador con algún cajón y un asiento. De manera que tendremos un espacio multifunción, mesa de trabajo y zona para arreglarnos en la habitación.

(Copy: Pinterest)